¿Cuáles son los requisitos para acogerse a la ley de segunda oportunidad?

¿Cuáles son los requisitos para poder acogerse a esta Ley de Segunda Oportunidad?

 

Los requisitos para acogerse a la ley de la segunda oportunidad son fundamentalmente dos:

1- Acreditar que no se tiene patrimonio para hacer frente a las deudas (o que se ha liquidado anteriormente)
2- La buena fe del deudor.

Esta norma permite pedir la exoneración de deudas de personas naturales, sean empresarios o no empresarios. Aunque si es empresario irá por la vía mercantil, mientras que si no lo es, el proceso lo lleva los juzgados de Primera Instancia.

El primer paso, antes de pedir esa exoneración, pasa por intentar alcanzar un acuerdo extrajudicial de pagos. Si no se llega a acuerdo o se incumple (habitualmente por insolvencia), el siguiente paso sería acudir al concurso de acreedores voluntario.

La ley  de la segunda oportunidad además de ser una solución para la cancelación de deudas, es a su vez un paraguas protector para el deudor ya que, desde el momento que se nombra mediador y posteriormente durante la fase judicial del concurso consecutivo, suspende todas las ejecuciones y embargos que tenga el deudor sobre sus ingresos.

 

PARA MÁS INFORMACIÓN CONSULTE CON NUESTRO EQUIPO JURÍDICO.

El Tribunal Supremo dictamina que son los clientes quienes deben pagar los impuestos de las hipotecas

El Tribunal Supremo dictamina que son los clientes quienes deben pagar los impuestos de las hipotecas

 

En los casos concretos sometidos a enjuiciamiento, en el Tribunal Supremo se discutía ya únicamente lo relativo al pago del impuesto de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados. El Tribunal ha estimado en parte los recursos de casación interpuestos por los consumidores afectados y ha establecido que sobre dicho impuesto deben distinguirse diversas situaciones:

a) Por la constitución del préstamo, el pago incumbe al prestatario. Sobre este particular, se remite a la jurisprudencia constante de la Sala Tercera, de lo Contencioso-Administrativo, del Tribunal Supremo, que ha establecido que el sujeto pasivo del impuesto es el prestatario.

b) Por el timbre de los documentos notariales, el impuesto correspondiente a la matriz se abonará por partes iguales entre prestamista y prestatario, y el correspondiente a las copias, por quien las solicite. 

No obstante, hay otros conceptos como notaría, gestoría, tasación y registro que se pueden recuperar a un bajo riesgo, teniendo siempre en cuenta tres factores: el importe que se puede recobrar; que los juzgados pueden dictar que el banco pague un 50% o un 100% de esa cantidad; y el coste de abogados en los que se puede incurrir.  Si el balance es positivo, compensa.

¿Qué hacer si no tengo las facturas y quiero reclamar los gastos que me pertenecen?:

1) Factura de la Notaría correspondiente a la hipoteca

Si no la encuentras, puedes llamar a la Notaría directamente para que te envíen un duplicado por correo o por e-mail.

2) Factura de la Gestoría del banco que hizo los trámites

Si no la encuentras, puedes llamar a la Gestoría directamente para que te envíen un duplicado por correo o por e-mail, y si no sabes la Gestoría que intervino puedes preguntar en el banco.

3) Gastos de inscripción en el Registro de la Propiedad

Si no los tienes, al final de la escritura te indica en qué Registro se inscribió, y puedes llamar para pedir un duplicado.

4) Copia del pago del impuesto de Actos Jurídicos Documentados, Modelo 600

Si no lo encuentras, puedes pedir un duplicado en las oficinas de impuestos de tu Provincia. Aunque estos después de la Sentencia dictada por el Tribunal Supremo no es necesario pedirlas puesto que atribuye su importe íntegro al prestamista.

5) Factura de tasación del inmueble

Si no la tienes, al final de la escritura está la tasación del mismo dónde figura la empresa tasadora, y puedes llamar para pedir un duplicado.

 

Si tiene algún tipo de duda sobre si le compensa reclamar los gastos hipotecarios o si tiene algún tipo de cláusula abusiva, no dude en ponerse en contacto con nosotros.